La Dieta Paleo revolucionará tus días

Antes de adentrarnos de lleno en la dieta paleo, debemos aclarar que aunque varias personas lo consideren una dieta, muchas lo consideran un estilo de vida. No es simplemente algo que haces durante unos días para verte bien, es algo que te transforma para bien y que pasa a formar parte de ti, es algo que quieres por el resto de tus días. Eso es el estilo de vida paleo.

Okey todo esto suena muy bonito pero no me has dicho nada sobre la dieta paleo.

Es verdad, suena bonito porque lo es, recuerda que para que sea efectivo, te debe ayudar a ser feliz. Pero vamos a los detalles que son los que le dan forma y vida a este tema. El estilo de vida paleo se basa principalmente en seguir las mismas costumbres alimenticias que nuestros antepasados. ¿Sabes de qué época estamos hablando? Pues sí, de la paleolítica.


Obviamente no consiste en seguir a rajatabla los hábitos alimenticios de hace millones de años, ya que entonces tendríamos que pasar casi todo el día cazando y recolectando frutos. Pero sencillamente podemos adaptar la estructura de nutrientes de hace millones de años a nuestras comidas de hoy en día.

Esto es comida saludable y de la buena. No solo bajaremos de peso, también comeremos rico, extenderemos nuestros años de vida y tonificaremos el cuerpo, ya que el estilo de vida paleo se acompaña con una rutina de ejercicios físicos.

Bien hasta ahora todo suena maravilloso, pero vamos a ver cómo es que comían nuestros antepasados y de qué forma podemos emularlos hoy en día.

Los pilares de la dieta Paleo

Primero: Proteínas a montones

Carnes rojas, pescados, aves, mariscos, todo esto ayuda directamente al crecimiento de los músculos, de los huesos y al fortalecimiento de nuestro sistema inmunológico en general. Ten en cuenta que todo esto tiene que ser lo más magro posible.

Segundo: Frutas y verduras

Aquí tienes luz verde, todo tipo de vegetales permitidos. Son ricos en vitaminas, nutrientes, antioxidantes y traerán solo beneficios a tu cuerpo. Un dato importante: hay que lograr variedad de vegetales en nuestras comidas, no quedarnos solo con aquellos que nos gustan más.

Tercero: Grasas, pero de las buenas

Básicamente grasas mono saturadas y con omega3, las podemos encontrar en el aceite de oliva, aceite de pescado, en los frutos secos, y las semillas. Está comprobado que estas grasas “buenas” contribuyen en el descenso de la obesidad, reducción de enfermedades del corazón, deterioros cognitivos y posibilidades de cáncer.

dieta-paleoAhora que ya sabemos que es lo que sí podemos y debemos comer para que nuestro cuerpo esté en un estado saludable es momento de recordar que el estilo de vida paleo debe ser acompañado por una rutina de ejercicios.

Claro que sí, no es solamente cambiar los hábitos alimenticios y listo. Debemos ayudar a nuestro cuerpo con una rutina que nos mantenga en forma.

Aquí ya dependerá de cada quién y el estado en que se encuentre. Mi recomendación es que un entrenador personal les arme la rutina de ejercicios adecuada a tu cuerpo y tu metabolismo.

Bueno, sencillamente en esto se puede resumir el estilo de vida paleo. Luego nos podemos poner a discutir si hay que comer uno o dos puñados de almendras o si debemos correr 7 o 10 kilómetros, pero los pilares fundamentales siguen siendo los mismos, un buen hábito alimenticio y una rutina de ejercicios que lo complemente.

Si te gustó el post y el estilo de vida Paleo te invito a que lo compartas con tus amigos en tus redes sociales. Es muy fácil, solo tienes que hacer click en uno de los iconos de abajo y me estarías ayudando mucho. ¡Gracias!

 

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *