La actividad humana incrementa la salinidad de los ecosistemas fluviales

La salinidad del río puede ser natural o provocada por las descargas de desechos domésticos e industriales, como  la actividad minera, residuos agrícolas y ganaderos, etc.

Los  ecosistemas fluviales en todo el mundo tienen concentraciones excesivas de sal provocado generalmente por la actividad humana.

Esto supone una amenaza para la supervivencia de los organismos, de las comunidades, la biodiversidad y el equilibrio biológico de los ecosistemas.

ecosistema-fluvialLa salinidad de los ríos ocurre en muchas regiones del mundo, aunque en la actualidad se está ignorando completamente. El caso más extremo de la salinización se produce en los ríos australianos. Sin embargo, en Europa, el proceso de salinización del río por culpa de la acción humana, es cada vez peor a medida que pasa el tiempo.

También es un problema serio e ignorado en España. En la llanura del Ebro, debido a las características del suelo y el tipo de actividad agrícola realizada, los ríos son más salados que en Australia, pero en este caso la conservación del río no está entre las prioridades de la gestión de recursos hídricos.

Algo peor es en la región de Murcia: “Es una zona sami-árida donde el riego es una actividad común y los ríos son la solución salina como consecuencia de la explotación excesiva de los recursos hídricos”.

La opinión de los expertos sobre la salinidad

Los expertos explican que el exceso de sal es también un factor que tiene un efecto negativo en la potabilización del agua. Además, el uso de cloro para potabilizar el agua produce muchos compuestos químicos (boratos, cloratos, trihalometanos, etc.) que pueden ser tóxicos para el medio ambiente y la salud.

Probablemente sea una buena razón para valorar el riesgo de la salinidad en nuestros ríos y así poder cumplir uno de los más importante procesos de la tierra: La circulación de los ríos limpios por todo el planeta.

Por eso es importante que cuides los ríos y afluentes naturales, no solo por la contaminación, sino también por la salinidad de los mismos.

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *