La influencia del óxido nitroso en el cambio climático

A lo largo de este artículo vamos a hablar de la relación que existe entre el óxido nitroso proveniente del suelo y el cambio climático.

A pesar de no ser del todo evidente, el suelo influye sobre el cambio climático, al igual que éste lo hace sobre el suelo y, no sólo ocurre esto por el manejo que el ser humano tiene sobre los suelos.

En este artículo vamos a centrarnos en hablar un poco del nitrógeno y en este caso haremos hincapié en el óxido nitroso.

Influencia del N2O sobre el cambio climático

cambio-climaticoLa actividad humana ha alterado profundamente el ciclo del nitrógeno, aumentando la cantidad de nitrógeno reactivo en la biosfera por el excesivo uso de fertilizantes nitrogenados.

Como consecuencia de esto, se han incrementado las emisiones de N2O a la atmósfera.

Además el cambio climático puede afectar a las emisiones de N2O, puesto que estas están fuertemente influenciadas por la temperatura y el agua.

La concentración de N2O en la atmósfera es mucho menor que la de CO2, pero este ejerce un efecto invernadero 300 veces mayor. Además es la principal sustancia eliminando ozono estratosférico.

Los procesos de nitrificación y denitrificación en el suelo son los principales responsables de la emisión de las 2/3 partes de N2O a la atmósfera.

El uso de abonos ricos en nitrógeno incrementa la cantidad de nitrógeno reactivo en el sistema planta-suelo. Por eso al momento de realizar una huerta recomendamos no utilizar abono.

Análisis recientes sugieren que del 3 al 5% de este aporte de nitrógeno es convertido en N2O anualmente y este es en gran parte responsable de su aumento en la proporción de mezcla en la atmósfera desde 270 ppbv en 1860 hasta 315 ppbv en 2000.

Independientemente de los cambios en el uso del suelo, las emisiones de N2O en los suelos no gestionados se incrementaron en un 18% durante el siglo XX.

Además, el aumento de la temperatura aumenta la disponibilidad de nitrógeno en el suelo, cosa que también influye en la emisiones de N2O como explicamos antes.

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *