Los escépticos del clima son menos del 1% de los científicos

El análisis de casi 12 mil artículos científicos muestra que el 99% atribuye al hombre la responsabilidad por el calentamiento global.

Un estudio divulgado esta semana sobre la base del análisis de publicaciones científicas de las últimas dos décadas mostró que el 99% de los artículos apuntan a la acción humana como la causa del cambio climático, un consenso frente a los llamados escépticos del clima, que atribuyen el calentamiento global a factores exclusivamente natural.

 

El análisis está firmado por John Cook, un estudiante de post-doctorado en astrofísica en la Universidad de Queensland, en Australia, y fue publicado en la revista Environmental Research Letters. Se evaluó el resumen , el contenido abstracto de 11.944 artículos científicos sobre el calentamiento global y el cambio climático publicados entre 1991 y 2011.

La evaluación de la totalidad de la cantidad de material disponible en la base de datos científica Web of Knowledge , reveló que el 66,4% de las publicaciones posicionados en el acuerdo actual de calentamiento global antropogénico, es decir, causado por el hombre. Otros 32,6% de los artículos encuestados endosaban esa posición. Cook encontró sólo el 0,7% de las publicaciones negando la participación humana en el calentamiento global y el 0,3% expresando incertidumbre en cuanto a las reales causas del cambio climático.

Una investigación similar, pero con un muestreo menor, ya había sido publicada por científicos de la Universidad de Standford en 2010. En la verificación de 1.372 publicaciones, entre el 98% y el 99% de los investigadores apuntaban la participación humana en los cambios climáticos.

Para el meteorólogo, “negacionistas”

Los números dejan claro cómo las publicaciones escépticas en cuanto al papel del hombre en los cambios climáticos son minoría. Los investigadores de esta línea -algunas de universidades renombradas- argumentan que las mediciones que apuntan al calentamiento no serían precisas, que la tierra ya fue más caliente de lo que es hoy en un pasado reciente o que el sol tendría una influencia mucho mayor en los cambios climáticos del cambio climático que los gases de efecto invernadero.

Para el coordinador general de la Red Brasileña de Investigaciones sobre Cambios Climáticos y Globales, Paulo Nobre, los investigadores que discordan de la participación del hombre no deberían ser llamados escépticos, sino de “negacionistas”.

“El escepticismo es un pilar de la ciencia. Es formular una hipótesis y ser escéptico con respecto a ella para buscar respuestas “, compara. Según él, ante las evidencias científicas existentes, no hay como negar la participación humana en el proceso de calentamiento global: “Hace 20 años hasta podría haber espacio para el escepticismo, pero hoy ya no existe”.

La interpretación equivocada de datos de variabilidad climática es, en opinión del meteorólogo, una de las bases para la negación de la responsabilidad humana. En la Red Clima, que busca proveer sustrato científico para basar programas gubernamentales, por ejemplo, la porción humana en el proceso de cambios es tenida en cuenta. Los datos levantados buscan entender exactamente la dimensión humana de esas alteraciones y las formas de adaptación que permitan garantizar la seguridad energética, hídrica y alimentaria del país.

“Es un proceso en curso y necesitamos proponer formas de adaptación y mitigación”, resume Nobre.

El artículo publicado por Cook rompió las fronteras de la comunidad científica y se convirtió en noticia en populares blogs de ciencia y en la prensa internacional. La repercusión refleja otra cara del trabajo del investigador australiano. Además del postdoctorado en el Instituto de Cambios Globales de la Universidad de Queensland, el científico mantiene el blog científico Skeptical Science. En el sitio, él y otros colaboradores contraponen los argumentos usados ​​para negar la interferencia humana en los cambios climáticos en un lenguaje sencillo y más accesible para quien está fuera del circuito académico.

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *